Archivo de la etiqueta: lechuga

Club Sandwich

Este es uno de nuestros sánguches preferidos por varias razones de memorias felices. Es un sánguche de tres pisos que en su expresión mínima tiene tocino, ave, lechuga, tomate y mayonesa.

Club Sandwich

Este sandwich es de origen estadounidense, de fines del siglo XIX. También se le conoce como Clubhouse sandwich. Seguir leyendo Club Sandwich

BLT: Tocino, Lechuga y Tomate

Este es un típico sánguche gringo (es decir, estadounidense). Data de principios del siglo XX pero se popularizó después de la segunda guerra mundial, con el advenimiento de los supermercados.

BLT: Sánguche de tocino, lechuga y tomate, con mayonesa, en pan de molde
BLT: Sánguche de tocino, lechuga y tomate, con mayonesa, en pan de molde

Su nombre es la sigla de Bacon, Lettuce, Tomato, y es un sánguche de tocino, lechuga y tomate, con mayonesa, en pan de molde. Seguir leyendo BLT: Tocino, Lechuga y Tomate

Sánguche en Dobladita, de La Mensajería

Agradecemos la reseña de Gonzalo Duarte de los sánguches en dobladita de La Mensajería. Aquí está.

dobladita

Hoy pasando por Pedro de Valdivia con Nueva Providencia me llamó la atención un local que, para mi era nuevo, llamado La Mensajería, ubicado atrás de la iglesia ortodoxa, donde antes había comida china. Seguir leyendo Sánguche en Dobladita, de La Mensajería

Club Sandwich del Hotel Bleu – Salinas, Ecuador

El Club sandwich parece originarse a fines del siglo XIX en los Estados Unidos de Norteamérica. Es un sánguche de pan de molde tostado, pollo, mayonesa, lechuga, tomate, tocino y en ocasiones, jamón y queso. Por supuesto, las variantes son legión.

club-sandwich-hd

Hace pocos días tuvimmos ocasión de probar el Club Sandwich del restaurante del hotel Bleu en Salinas, Santa Elena, Ecuador. Nos gustó mucho, y si bien es un poco caro para la oferta de sandwiches de la ciudad a USD 8,50, bien vale la pena. Seguir leyendo Club Sandwich del Hotel Bleu – Salinas, Ecuador

Submarino Especial

Notaréis que el título de esta entrada es lo más general que hay.

acercamiento

El submarino es un sándwich de origen estadounidense, más específicamente de los inmigrantes italianos, de fines del s. XIX y principios del XX. Por supuesto, hay múltiples reclamos de invención y autenticidad. No nos metamos ahí.

El submarino es un sándwich en un pan francés o italiano alargado, partido por la mitad o al que se le ha hecho un corte en “V“, nos informa Wikipedia. Los ingredientes que van entre las tajadas son de una variabilidad abismante. En este caso queremos contarles sobre el Submarino Especial del Pasteles y Compañía. Una vez más lo probamos en el Terminal terrestre de Guayaquil.

El Submarino Especial del Pasteles y Compañía
El Submarino Especial del Pasteles y Compañía

Los ingredientes son: de abajo hacia arriba.

  • Mayonesa
  • Lechuga
  • Jamón cocido
  • Queso
  • Jamón crudo
  • Salame
  • Tomate
  • Más mayonesa
Acercamiento
Acercamiento

Una vez armado el sándwich, se calienta en una sanduchera, de forma que queda aplanado y con el pan más crujiente.

Bueno el sándwich. Nosotros le pondríamos un queso más mantecoso para acercarlo a la perfección, pero así no más está excelente.

 

Torta de Jamón

Quizá ningún sánguche ha sido tan popularizado por la TV como las tortas de jamón del Chavo del 8. Quizá las hamburguesas de Pilón, de Popeye.

El otro día caminando por un mall encontramos un local de comida mexicana llamado Taconazo. Nos llamó la atención que tenían una selección de tortas incluyendo la ya mentada torta de jamón.  Llevados por la curiosidad, la pedimos. Seguir leyendo Torta de Jamón

Pambazo: De origen virreinal, saciando el paladar en amplias regiones de México.

Este artículo que excita tanto nuestra curiosidad como nuestra gula, es cortesía de Mariana Cabral, amiga nuestra que no sólo es una enciclopedia ambulante de todo lo que son aplicaciones Adobe, sino que además sabe –entre otras cosas– comer. Te dejamos con la pluma y la cámara de Mariana.

pambazo

El “pan basso“, o pan bajo virreinal, es un pan liso, suave y ligerito que se hacía al mezclarse restos de harina cernida con harina de calidad inferior y se ofrecía en esos ayeres a aquellos de clases bajas. O al menos eso cuenta la historia.

En México contamos con una amplia variedad de panes que destinamos a la creación de “tortas” o “lonches”, también conocidos como sándwiches o emparedados: bollos, bolillos, teleras, birotes, baguets, chapatas, cocoles, cemas, hojaldres, bisquets, pambazos… Esto hace que la combinación del tipo de pan con el tipo de relleno, dé como resultado distintos platillos típicos que se preparan en el país entero o en regiones muy puntuales del mismo.

El caso del pambazo es peculiar, desde la elaboración de un pan específico que otorga su “denominación”, hasta el armado del platillo final; con ingredientes más o menos específicos hasta su degustación.

Sin echar más rollo, el pan, que de por sí ya es suave, se remoja en una salsa hecha de chile Ancho o Guajillo, que no, no pica en absoluto. Esta salsa se convierte en un adobo el cual se impregna al pan cuando éste pasa por el comal o plancha caliente, a veces agregando un poquito de aceite. Este paso le da al pambazo su aspecto tan especial, entre rojizo y terracota.

El pan se queda ya listo, partido por la mitad, hasta que el comensal pide su platillo. En ese momento, se rellena tradicionalmente de “papas con chorizo”, tal cual una preparación de papas casi a punto de puré, con trocitos de chorizo sofrito con aceite y cebolla picada. Se puede conseguir también, en algunos lugares, pambazos “vegetarianos”, regularmente rellenos de un preparado de hongos, rajas o hasta flor de calabaza. La verdad es que si vas a experimentar, podrías rellenarlo de cualquier guisado que acostumbremos para las quesadillas (en México, principalmente en el centro, la variedad es larga).

Después de rellenar el pambazo, se “arregla”, poniéndole lechuga picada o rallada, un poco de crema de leche de vaca, queso blanco rallado, tal vez un poco de cebolla y, finalmente, se le puede poner salsa picante… la más acostumbrada para el pambazo es verde (tal vez por el contraste patriota que se consigue, tal vez por simple gusto), pero igual podría ser roja o hecha con cualquier tipo de chile.

¿Que dónde podemos conseguir un pambazo? Pues en la mayoría de los mercados (construidos y “sobre ruedas”) del centro y el bajío de país. En en interior, seguramente en algunas “cenadurías”, “antojerías”, “fondas” y restaurantes… y no olvidemos que en algunas otras regiones, la preparación variará, a veces al grado de no reconocerlo como un “pambazo legítimo”. ¡Provecho!

Sánduche de Pavo del Chanchito Gourmet

Ya hemos hablado del Sánduche de Chancho del Chanchito Gourmet. Hoy es el turno del sánduche de pavo del mismo lugar.

Quizá lo que procedes es más que nada hablar del pavo. Era un pavo hermoso, asado en horno de leña. Llegamos y nos tocó un pavo recién asado (la semana pasada llegamos un miércoles y nos informaron que el pavo dura sólo lunes y martes).

Sánduche de pavo del Chanchito Gourmet de Salinas
Sánduche de pavo del Chanchito Gourmet de Salinas

El sánduche, al igual que en el caso anterior, era pavo, lechuga, cebolla morada encurtida y caldo de cocción del pavo. El pavo venía con cuero para contrarrestar un poco la natural sequedad de la carne.

Ya habíamos comentado lo bueno que es el pan de este local y lo repetimos: el pan es excelente.

No es un sánguche como para almorzar, pero sí como para un tentempié de media mañana.

Acabándose ya :)
Acabándose ya 🙂

 

 

La Casa del Sánduche –Ambato, Ecuador

hd-casa-del-sanducheAmbato es reconocido por la calidad de su pan. El paso lógico es que sea un lugar interesante para los sánguches.

Creemos que es así.

Fuimos a visitar La Casa del Sánduche, a quienes conocíamos por Facebook.

El local es impecable, se ve reluciente.

Entrada a La Casa del Sánguche
Entrada a La Casa del Sánguche
impecable
Está todo reluciente.
para-sentarse
Aparte de las mesas, hay unos sillones con una mesita para estar más cómodo o para quedarse un rato.

Como la capacidad gástrica no es infinita, sólo probamos un sánduche de la amplia oferta que tienen. Un pollo-tocino.

Esta es sólo la mitad del sánduche
Esta es sólo la mitad del sánduche

El sánduche venía presentado como un sub, envuelto en papel encerado y partido por la mitad con un corte diagonal.

Tal y como la fama de la ciudad hacía esperar, el pan resultó excelente: una especie de baguette pequeña (en la carta especificaba que es de 20cm.) de corteza crujiente sin ser dura y miga blanda.

El relleno: pollo en trozos, tocino de esos tocinos ecuatorianos que se acercan más al jamón, de fuerte ahumado, lechuga, tomate y una salsa de la casa que es mayonesa con hierbas y quién sabe qué secretos más.

Muy bueno el sánduche.

Pero no sólo los sánduches y wraps conforman la carta del lugar: el café estuvo excelente, y el chocolate caliente que pidió mi amada realmente superlativo.

Muy bueno el chocolate caliente.
Muy bueno el chocolate caliente.

Además tienen productos Salinerito –una cooperativa agrícola cercana– que son maravillosos. Probamos un turrón de Macadamia y unas trufas que son como para predicarlas por todo el mundo.

Nos gustó mucho la Casa del Sánduche, y no sólo por los sánduches.